Atención Farmacéutica Confiable

  • El uso correcto de omeprazol

    Por Carla Cabral Jiménez/ Redactora

    Algunos medicamentos facilitan la vida por lo efectivos que son. Pero es importante conocerlos a fondo para saber su correcto uso y las consecuencias que puede ocasionar tomarlos de manera descuidada y sin prescripción médica.

    El omeprazol, según la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, pertenece a una clase de medicamentos denominados inhibidores de la bomba de protones, la enzima responsable del paso de la secreción ácida de las células productoras de ácido en el estómago.

    Este medicamento actúa disminuyendo la cantidad de ácido que el estómago produce, lo que recude las probabilidades de úlceras gástricas. Protege al esófago de daños futuros y se usa para tratar el flujo moderado o grave del ácido estomacal, conocido como acidez frecuente.

    Es uno de los fármacos antiulcerosos más conocidos, utilizado bajo prescripción médica, para controlar y disminuir los daños en el estómago causados por la aparición de úlceras gastrointestinales.

  • Modo de uso

    Por su contenido, es importante tomar este medicamento bajo indicación médica, de modo que sea el doctor quien indique el uso y la duración del tratamiento. El mismo puede variar dependiendo del estado de salud del paciente.

    Según la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios en casos simples como acidez frecuente o dolores estomacales, la aplicación y las dosis del medicamento serán más leves. Pero en caso de úlceras estomacales o daños severos en el intestino debe seguirse al pie de la letra las indicaciones médicas por el tiempo determinado.

    Para prevenir esta situación, es recomendable que las mujeres en edad fértil consuman diariamente 400 microgramos (0.4 miligramos) de ácido fólico y las que han presentado embarazos previos con feto lesionado deben ingerir cuatro miligramos, iniciando cuatro semanas antes de la concepción y durante todo el primer trimestre de gestación.

    Por lo general este medicamento viene en cápsulas de liberación retardada (liberan su contenido en el intestino para evitar que los ácidos del estómago desintegren el medicamento).
  • Efectos secundarios

    Un estudio de la Journal of the American Society of Nephrology (Revista de la Sociedad de América de Nefrología) determinó que el uso inadecuado de este medicamento puede provocar efectos secundarios, tales como: Vómitos, Diarrea, Estreñimiento, Dolor de cabeza, Fiebre, Sarpullido, Urticaria, Ronquera, Latidos del corazón más intensos e irregulares, Urticaria (ronchas rojizas en la piel que provocan picazón), Inflamación de la cara, lengua, manos, pies y pantorrillas, entre otros.

    En cualquiera de los casos, se recomienda acudir a su médico.

    Antes de empezar el tratamiento, asegúrese de no ser alérgico a cualquiera de sus componentes ni estar tomando otra medicina, en especial si son antibióticos o suplementos, con o sin receta. En caso de que así sea, informe de inmediato a su médico.

    Acuda a las citas constantes durante el tratamiento. No olvide llevar la cuenta de cuántas y cuáles medicinas está tomando, es recomendable tenerlo por escrito.

    Es recomendable tomar el medicamento una hora antes de cada comida, a menos que el tratamiento clínico indique otro modo de uso.