Atención Farmacéutica Confiable

  • Ácido fólico en el embarazo

    El ácido fólico es una vitamina del complejo B, soluble en agua, necesaria para la formación de proteínas estructurales y hemoglobina. Es un nutriente esencial que los seres humanos no pueden sintetizar; por lo que es necesario ingerir alimentos u otros suplementos vitamínicos que lo contengan.

    Se ha demostrado que el consumo de ácido fólico en la dieta de mujeres en edad reproductiva con posibilidad de embarazarse reduce la aparición de defectos congénitos previsibles y del tubo neural (DTN), un conjunto de anomalías connaturales que afectan a los tejidos que recubren la médula espinal (meninges, arcos vertebrales, músculos y piel) y el encéfalo.

  • Función preventiva

    El ácido fólico interviene en la síntesis de ADN y ARN y en la conversión de la homocisteina en metionina, aminoácidos producidos en el cuerpo humano.

    Al disminuir los niveles de folatos se inhibe la producción de ácidos nucleícos (ADN y ARN) y las células no logran fabricar suficiente ADN para la mitosis, la división celular y la inhibición del ciclo de metilación, proceso que regula la expresión génica, lo que se traduce en incapacidad para metilar (añadir) proteínas, lípidos y mielina.

    Para prevenir esta situación, es recomendable que las mujeres en edad fértil consuman diariamente 400 microgramos (0.4 miligramos) de ácido fólico y las que han presentado embarazos previos con feto lesionado deben ingerir cuatro miligramos, iniciando cuatro semanas antes de la concepción y durante todo el primer trimestre de gestación.

    El consumo de folatos no debe limitarse solo para su uso durante el embarazo si no que es un punto importante a considerar en la preconcepción, ya que normalmente cuando la mujer acude a la consulta embarazada ha pasado el periodo embriológico para la prevención de malformaciones fetales.

    Una investigación del Medical Research Council Vitamin demostró que el consumo de 4 mg de ácido fólico previene la recurrencia de embarazos con DTN en un 72% de las mujeres con antecedentes de esta patología. La futura madre podría reducir el riesgo de padecer preeclampsia durante el embarazo.

  • Alimentos que contienen ácido fólico

    Hígado, queso, cereales, hortalizas, lentejas, frijoles secos, chícharos (arvejas o guisantes), nueces, aguacates, las verduras de color verde oscuro como el brócoli, las espinacas, la col rizada, los espárragos y las frutas cítricas.

    Más información
    Dra. Norma Paola Lama P.
    Ginecóloga-Obstetra
    Tel.: (809) 221-4304